En Chile se mantienen las dudas acerca del “verdadero Bicentenario”

Categorías Historia
Bicentenario de chile

Cuando en Chile se habla de celebrar la Independencia y las Fiestas Patrias comienzan las dudas.

¿Febrero, septiembre o tal vez abril o enero? ¿Hay una fecha “verdadera” y otra inexacta?

El debate se aviva al hablar del Bicentenario de la proclamación de la Independencia porque en este caso no se trata únicamente de fechas sino de años distintos.

De este modo, buena parte de Chile celebró el Bicentenario de su Independencia en 2010, mientras que otro segmento llevó a cabo otra conmemoración en febrero de 2018.

Las razones para la confusión o doble celebración son variadas y no terminan de generar una versión unánime entre historiadores, escritores y la opinión pública chilena.

Habituados a celebrar las Fiestas Patrias en el mes de septiembre, todavía muchos chilenos continúan discutiendo por qué estas fiestas no se celebran el 12 febrero, fecha en la que se firmó el Acta de la Independencia y que actualmente pasa inadvertida debido al período vacacional en el país.

Lo que sí está claro es que cuando Bernardo O’Higgins firmó la Proclamación de la Independencia de Chile el 12 de febrero de 1818 nunca imaginó que doscientos años después se produciría toda una polémica sobre cuál debería ser la “verdadera” celebración.

Adentrarse en la controversia es destapar una serie de hechos históricos que se entrelazan y, a veces, crean mayores incertidumbres.

Cierta confusión

Cada 18 de septiembre los chilenos celebran sus Fiestas Patrias, pero muchos aún confunden esta fecha con “la Independencia de Chile“.

Realmente, en septiembre el hecho histórico conmemorado es otro: el establecimiento del primer gobierno criollo (la Primera Junta Nacional de Gobierno) y el inicio del proceso de separación del poder colonial español que se concretó varios años después.

El 12 de febrero de 1818, hace 200 años, el Acta de la Independencia fue leída y jurada por las máximas autoridades chilenas en las ciudades de Santiago y Talca.

Al revisar en el sitio Memoria Chilena, espacio destinado a reunir la historia colectiva, acontecimientos, tradiciones y fábulas del país austral, encontramos una interesante aclaratoria.

“Aunque (Bernardo) O’Higgins tenía proyectado realizar la Proclamación de la Independencia el día 1º de enero de 1818 en Concepción, el acto tuvo que ser aplazado para el 12 de febrero de ese año, y se hizo coincidir con el aniversario de la Batalla de Chacabuco de 1817, decisiva en la victoria contra las fuerzas realistas”, precisa.

2010, año crucial

De modo que el Bicentenario de Chile tuvo como fecha el 18 de septiembre de 2010 y conmemoraba los 200 años del inicio del proceso de Independencia de Chile, así como la Primera Junta Nacional de Gobierno el 18 de septiembre de 1810, que después de más de siete años, acabaría convirtiendo a Chile en un país libre e independiente.

Pero además, el Bicentenario de 2010 coincidió con una serie de acontecimientos relevantes que ayudaron a reforzar la fecha conmemorativa.

Fue en ese año en que Sebastián Piñera asumió como el primer presidente de derecha desde el gobierno de Jorge Alessandri.

También fue el año en que un fuerte terremoto de 8.8 grados Richter afectó a la zona centro-sur del país (entre las regiones de Valparaíso y la Araucanía) ocasionando significativas consecuencias sociales y económicas.

Asimismo, 2010 fue el año en que 33 mineros quedaron atrapados debido a un derrumbe en el yacimiento San José, en las cercanías de Copiapó, norte del país.

Fue también el año en que Chile entró a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), organismo de cooperación internacional, compuesto por 35 estados cuyo objetivo es coordinar políticas económicas y sociales. Esto ocurrió en reconocimiento a los avances logrados por esa nación.

Por si fuera poco, 2010 también fue el año que marcó el fin de la crisis económica, con un crecimiento positivo del PIB, lo que hizo que Chile volviera a ser una de las economías más dinámicas de la región.

El Bicentenario de Chile en 2010 sirvió entonces para marcar hechos relevantes de su historia contemporánea. ¿Por qué entonces persisten las dudas?

¿Bicentenario inadvertido?

Con todo, siguen las críticas acerca de que el Bicentenario de Chile se haya celebrado en 2010, pues, de acuerdo con algunos historiadores, el país logró su real independencia el 12 de febrero de 1818, fecha en que Bernardo O’Higgins aprobó el Acta de Independencia.

Pero otro grupo de expertos no ha tardado en responder que en 1910 se celebró el Centenario de Chile, bajo las presidencias de Pedro Montt (quien murió en ejercicio el 16 de agosto de 1910), Elías Fernández Albano (interino), Emiliano Figueroa Larraín (interino) y Ramón Barros Luco.

Esto querría decir que celebrar el Bicentenario de la Junta de 1810 se justificaría por ser una especie de “continuidad histórica”.

La polémica se encendió mucho más en febrero de 2018, cuando gran cantidad de estudiosos, historiadores e intelectuales afirmaron que hubo un “Bicentenario ignorado”.

Controversia, proyecto y redes sociales

La controversia fue de tal dimensión que se habló de presentar un “Proyecto de ley para reconocer el 12 de febrero”, por parte del senador por la Región de Valparaíso, Francisco Chahúan, del partido Renovación Nacional.

El argumento del político fue “restablecer la memoria histórica”, y destacó que el proyecto de ley serviría para marcar en el calendario lo que algunos consideran como “el verdadero Bicentenario de la Independencia de Chile“, declaró al portal Cooperativa.cl.

Un día antes, el escritor e influyente tuitero Jorge Baradit, autor de la saga de libros “Historia secreta de Chile“, se pronunció en las redes sociales con un tuit contundente respecto al tema.

“No conozco a nadie que celebre su matrimonio el día en que ‘declaró’ su amor. Todos celebran el día en que se hizo el acto oficial. Mañana, 12 de febrero de 2018, nuestro Bicentenario”, expresó.

Mientras que Joaquín Barañao, escritor chileno, especializado en libros de historia, expresaba en otro tuit algo mucho más corto pero lapidario: “¡Feliz verdadero Bicentenario!”.

Pero ya desde 2010 el tema venía calentándose. En aquella oportunidad, mientras todo Chile celebraba el Bicentenario de la Primera Junta de Gobierno, Sebastián Piñera, quien estaba en su primera presidencia, ya hablaba sobre el 2018 como el año del “verdadero Bicentenario”.

Entonces, ¿cuál es la fecha exacta en que se debería conmemorar la efeméride?

¿5 de abril, 1 de enero o 12 de febrero?

Algunos expertos piensan que una alternativa sería la emblemática batalla de Maipú, el 5 de abril de 1818, debido a que, de acuerdo con los registros, selló la expulsión de las tropas españolas de la zona central de Chile.

Pero hay que convenir que la fecha más generalizada es el 12 de febrero de 1818.

Aquel día, doscientos años atrás, Bernardo O’Higgins, quien en una ceremonia oficial con sus tropas, firmó en Talca la proclamación de la Independencia de Chile, lo que generó el acta oficial que es reconocida como el documento histórico que consagra ese hecho.

Pero allí no queda todo. Existe también un grupo que defiende que la fecha es nada menos que el 1 de enero. Entre ellos se encuentran los habitantes de Concepción, zona donde habría ocurrido el hecho histórico de la proclamación independentista.

Si se investiga a fondo se encuentran referencias históricas de que O’Higgins, al mando de las fuerzas patriotas, habría oficializado el juramento en la Plaza de Armas de Concepción la cual todavía es acreditada como la Plaza de la Independencia.

De hecho, la propia Acta de Independencia chilena especifica en sus líneas finales que la proclamación fue “dada en el Palacio Directorial de Concepción a 1 de enero de 1818”.

Para sustentar esta fecha, algunos historiadores esgrimen que el propio O’Higgins confirmó esta visión dos veces en su Testamento Político redactado en 1842 en Perú, donde se encontraba exiliado.

Según explican los estudiosos, en la primera mención, O’Higgins encargaba como propuesta “la fundación de una ciudad en el sitio de mi campamento cerca de Talcahuano, donde he firmado la declaración de la Independencia y que debe llamarse en memoria de tal hecho, la ciudad de Independencia”.

Esto ha sido tomado muy en serio por los pobladores de Concepción, al punto de que el lunes 1 de enero de 2018 celebraron la masiva Fiesta del Bicentenario para conmemorar los dos siglos de Chile, donde hubo recitales, música y lanzamiento de fuegos artificiales.

Los medios de comunicación de la zona resaltaron el hecho bajo una visión particular: “El proceso de independencia de Chile en 1818 fue un acto extenso y muy poco centralista ya que se declaró oralmente en Concepción el 1 de enero, el Acta de Independencia fue redactada y aprobada por O’Higgins en Talca el 2 de febrero, para finalmente ser proclamada en una ceremonia solemne el 12 de febrero en Santiago”.

Pero hay otra fecha…

Pero, entretanto, otros expertos intentan aclarar la confusión de fechas agregando otras que también se han manejado, lo que parece un contrasentido.

Es el caso del historiador Cristóbal García-Huidobro, de la Pontificia Universidad Católica, quien explicó en declaraciones a un medio digital chileno que ciertamente hubo otra fecha de celebración independentista.

“Nosotros teníamos, fundamentalmente, tres fiestas: el 18 de septiembre; el 5 de abril, que era la batalla de Maipú; y el 12 de febrero, que era la Independencia y la batalla de Chacabuco. El problema es que eran muchas fiestas, particularmente en febrero y abril, muy juntas una después de otra, y tanto el Gobierno como la Iglesia Católica tuvieron algunos resquemores”, precisó el académico.

De acuerdo con García-Huidobro, los resquemores se debieron a que se trataba de fiestas muy cercanas a la Semana Santa y eso “contaminaba el momento solemne” en opinión de las autoridades de la época.

Primera Junta de Gobierno

Pero de todas las fechas para celebrar el Bicentenario de Chile, la del 18 de septiembre de 1810 es la que va quedando como oficial.

Aquel día la Primera Junta de Gobierno significó el inicio de la independencia política de Chile. Fue el cuerpo colegiado creado por el cabildo abierto de Santiago con el objetivo de constituir la organización gubernamental de Chile y tomar medidas para la defensa del gobierno frente la prisión del rey Fernando VII por Napoleón.

Se trató de la primera forma autónoma de gobierno surgida en el Chile Central, desde su conquista.

Fue también modelo de participación porque como institución por primera vez permitió el protagonismo de la aristocracia criolla en la vida pública. Y, desde luego, como hecho político dio inicio al período conocido como Independencia de Chile.

Igualmente, durante esta etapa se realizaron reformas muy importantes como mejoras en el ejército, la convocatoria a un Congreso Nacional, la declaración de un libre comercio internacional y establecer comunicaciones con la Junta de Buenos Aires, en Argentina.

De acuerdo con referencias históricas, los miembros de la Primera Junta de Gobierno habían sido elegidos cuidadosamente por los integrantes del Cabildo de Concepción, para que representaran a cada sector de la sociedad, y de esta forma asegurar cierto equilibrio.

Todos fueron aceptados por aclamación por los vecinos presentes en Concepción. El presidente de aquella Primera Junta fue el militar Mateo de Toro y Zambrano.

Un futuro promisorio

De cualquier modo, y aún si quedaran dudas acerca de una fecha exacta para celebrar el Bicentenario, existe la plena certeza de que, más de 200 años después, Chile tiene un futuro promisorio.

Mucho más tomando en cuenta que hace dos siglos se trataba de un territorio apartado con unas características que hacían arduo el poblamiento y las comunicaciones, con pocos recursos en comparación con otras naciones.

Para los chilenos esos impedimentos establecieron uno de los sellos distintivos de su carácter: la capacidad de enfrentar condiciones desfavorables  y dominarlas mediante un esfuerzo colectivo.

Desde los primeros años de vida independiente en Chile se robusteció la noción de Estado como base principal de la vida republicana, lo que forjó una solidez institucional que se mantiene.

Los hechos hablan por sí solos. La economía de Chile es la sexta mayor economía de América Latina en términos de producto bruto interno (PBI) nominal y posee la renta per cápita más elevada de América Latina.

Y los analistas consideran que vendrán tiempos mejores. Una de las razones es que el precio del principal producto de exportación de Chile, el cobre, empezó a remontar a fines del 2016.

Ahora, la Comisión Chilena del Cobre ya pronosticó un valor promedio de 2,96 dólares para 2018.

Esta cifra significa buenas noticias para el país sudamericano y su actual administración, liderada por segunda vez por Sebastián Piñera, quien gozará de más desahogo económico y financiero durante los cuatro años que dura el período presidencial chileno.

Es una buena manera de celebrar el “verdadero” Bicentenario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *